viernes, febrero 19, 2016

EL ACTIVISMO FARANDULERO GLBT ECUATORIANO



Debido a la gran cantidad de “activistas” GLBT y en VIH SIDA que pululan en los actuales momentos, creo que varios nos hemos preguntado - ¿Qué es lo que hace que ellos se auto denominen como activistas?

Peormente con el show que estamos viendo en las redes sociales y medios de comunicación, donde cada cual desea ser realmente un o una “Super Star”, sin importar el ridículo que hagan.

Todos los días nos enteramos por internet como van apareciendo más y más activistas, con diferentes nombres de organizaciones pero el discurso no cambian, es el mismo.

En el caso del Ecuador vemos que los activistas faranduleros solamente se enfocan  en tres ejes: VIH SIDA,  piden derechos, derechos y más derechos que ya no saben que más derechos inventar y acaban siempre presentando a los GLBT como las víctimas.

Desde que conocí el mundo del activismo GLBT en Ecuador en el año 1997 no he  parado de ver como se utiliza el activismo para conseguir fondos que prácticamente sirven para el “embobar de poder a pocos”, donde por figurar y conseguir ventajas nos usan  a todos los GLBT como conejillos de indias sin ni siquiera nosotros darnos cuenta, presentándose ellos siempre como nuestros líderes, representantes, defensores y por poco…hasta nuestros “salvadores”.

No sé si han notado,  pero ninguno de estos activistas denuncia a otro activista cuando comenten  actos en los cuales ellos mismos pisotean los derechos básicos de los seres humanos. 

Últimamente hemos estado viendo un show en internet, medios de comunicación y redes sociales donde prácticamente el activismo GLBT es prácticamente un circo de muy mala calidad con producción totalmente improvisada donde el espectáculo es peor que un reality show totalmente deplorable y denigrante.

Ya varios lectores de País Canela me han descrito que el activismo actual es similar a una olla de grillos, en la cual ellos mismo tontamente tapan la olla, según ellos para que el otro no pueda escapar, pero a la final acaban comiéndose vivos entre ellos mismos.

Aquí no importa el sacar adelante a los sexualmente diversos, lo que interesa es prácticamente conseguir el sueño americano: “Fama y dinero”.

Pero si de todas maneras de lo descrito anteriormente, eres ambicioso, deseas dinero,  fama, viajes, reconocimiento, aplausos, premios y deseas ser parte del activismo farandulero GLBT ecuatoriano,  según experiencia propia y conversaciones con algunos otros muy buen observadores, te doy los requisitos y las características que debes tener:

-          Primero, preocúpate por ti mismo. Tu lema debe ser  “Primero yo, segundo yo, tercero yo”.  Solamente yo tengo la razón.  Yo opino, y mi opinión es la única válida. Según lo que yo opino y pienso, el resto tiene que adaptarse a mí. Tienes que creerte que eres tan importante, que el resto va a tomarte como referencia, porque según tu opinión los que te escuchan van a cambiar, en pocas palabras debes creer que tú, solamente tú “eres el centro del universo”.

-          Defiende a toda costa que la comunidad  GLBT existe. Esa es la única manera que tú te puedas auto denominar como  activista para así auto declararte  líder y presentarte ante los medios de comunicación como su representante.

-          Aunque en tu discurso hablas siempre que defiendes los derechos de tu querida comunidad GLBT, recuerda que un buen activista farandulero, no trabaja en comunidad. Lo importante eres tú, los que te apoyan y tu institución. Nadie más.

-          Ponte en la posición de maestro. Tú  lo sabes todo.  Eres el maestro en diversidad sexual. Tú no tienes nada que aprender. Busca discípulos o hijos en tu activismo. A ellos enséñales como tienen que actuar, pensar y comportarse. Manipúlales para que limiten su mente, se vuelvan apáticos, utilicen muy poco el cerebro. De esa manera serán parte del gueto y  no denunciarán ni reclamaran sobre todas las irregularidades que tú y tus compinches hagan. Eso, según tú es el “verdadero activismo”.


-          Ten solo tres temas  importantes para este tipo de activismo: VIH SIDA, derechos no importa de qué tipo y no te olvides de  presentar siempre a los GLBT  como víctimas. Eso da dinero.

(Del  arte, la espiritualidad, la cultura, la educación, las relaciones humanas, la ética, de eso mejor no hablar… eso no es rentable).

-          Preséntate como férreo defensor de los derechos, pide derechos, inventa derechos… pero eso sí, nunca hables sobre las obligaciones y deberes que implican obtener cada derechos. Incluso pisa tú mismo los derechos. Eso es el buen activismo para ti y tus compinches. Nunca leas la carta básica de los derechos humanos. Eso es un atentado para ti.

-          Declárate siempre como él primero. Eres el primero en haber logrado todo para beneficios de tu querida comunidad GLBT. Tu discurso es “Hemos hecho historia”. Eso es lo que más ansias.
       Siempre que des discursos como un buen político que utiliza a los pobres, habla de “tu querida comunidad” sea GLBT , LGBT , TLGBT, XXX o lo que sea,  pero es tu amadísima comunidad. 
     
Desde que te auto declaraste como “Activista” todo lo que no esté de acuerdo con tu forma de pensar y ser, es “discriminativo “y homofóbico.

Pero eso sí recuerda,  eso de la discriminación no funciona en ti. Como tú eres activista,  tú si puedes discriminar, tienes todo el derecho. Los activistas jamás se equivocan, siempre tienen la razón. 


-       Si alguien te denuncia que has hecho algo ilegal o que  tus actos son irresponsables, enseguida has el papel de víctima.  La víctima sabe manipular muy bien.

-          Da a entender que los GLBT pensamos y actuamos igualito a ti. Tú eres nuestro representante, eres nuestra voz, y todos obligatoriamente tenemos que seguir tu modelo, sino seremos calificados por ti, como “retrógrados”. Total tú eres una persona de mentalidad avanzada. recuerda que eres “open mind”,  para ti el insultar y demostrar tu falta de educación  no va de acuerdo con tu modernidad.

-          Como no te gusta investigar ni leer, ni estar en contacto con la gente que realmente necesita de tu ayuda, en las reuniones entre activistas, habla de tus viajes, de cómo te fue en tus congresos, en tus talleres, en tus invitaciones donde los honores son para ti.

-          En las reuniones con otros activistas de tu gran calibre,   inventa nuevos términos, nuevas palabras, trata de enseñar a la gente ignorante e inculta como se deben de escribir y decir las cosas que no afecten tu sensibilidad. En pocas palabras terminarás siendo todo un doctor honoris causa en vocablos académicos que nadie entiende… excepto los “activistas”.

-          La frase “La homosexualidad no es una enfermedad, la homofobia sí”
tiene que ser tu bandera de lucha. Ponla siempre en tus muros de las redes sociales, en tus carteles, en tus discursos, así acabarás convenciéndote  poco a poco del que no apruebe tu forma de pensar ni te acepte tal cual eres, es homofóbico.

-          Tu principal propósito en el activismo es la fama, es ser reconocido.  No importa a qué precio. Adoras la fama, el aplauso,  los premios. Por poco quieres ver tu nombre en marquesinas. Adoras la prensa, las entrevistas, la televisión. No importa que hagas el ridículo o armes escándalo,  lo importante es que la gente te reconozca y hable de ti.
     
Pide financiamiento a organizaciones extranjeras, ya que tú  eres tan caritativo, que defiendes a los pobres miembros indefensos de  la comunidad GLBT, y si no te dan por esa razón, por poco créete que eres madre Teresa de Calcuta.  

¡Pide dinero!... porque necesitas para ayudar a las personas viviendo con VIH SIDA.  Te preocupa tanto la salud de los demás, que tienes siempre  que pedir presupuestos altos para impedir esta pandemia avance.

-           “Disfruta de tu sexualidad” tiene que ser otra frase de guerra. No importa el daño que hagas con ella, no importa si traspasas el VIH  otras personas o las infectas, no importa si dejas embarazada a una mujer, no importa que tengas sexo de alto riesgo, incluso no importa que seas pedófilo. Lo importante es que tu sexualidad ha sido creada para disfrutarla.  Esa tiene que ser una meta de tu lucha por los derechos sexuales de las personas.

-          No defiendas ninguna otra causa. Si matan a los gays, si los sitos gays ofrecen mal servicio, si reparten condones de mala calidad, si hombres con VIH transmiten el virus intencionalmente a otros, si líderes en VIH siguen teniendo sexo sin condón, si tus asociados están malversando fondos, si ponen a un ladrón como representante de los GLBT en Quito Honesto, si ponen a gente con adicciones como veedores en VIH SIDA o activistas en el mismo tema. Quédate callado. Eso no da dinero. Es mejor proteger a tus amigos que tu fama se vaya por los suelos y tus financistas no te darán más fondos.
 
Si quieres ser parte del activismo farandulero ecuatoriano simplemente dedícate a defender lo que a ti y a tu institución le conviene. Las otras causas, son una pérdida de tiempo, no te darán los beneficios que andas buscando. 


-          Pero sí alguien se da cuenta de las cosas chuecas que realizas y te denuncia con su justo derecho, porque estas recibiendo dinero a nombre de los GLBT, entonces empieza con tus allegados una campaña fuerte de desprestigio para el que te denuncio. Haz campañas sucias en contra de ellos. Riega el chisme entre tus coidearios que tus adversarios son  traumados, fracasados, perdedores, odiadores. Recalca al resto  que  tú eres un buen líder espiritual, confiable, honesto…Tal como los que te protegen y te socapan.

-          Crea premios y reconocimientos, para que los entregues a los que te caen bien, a los que son de tu gallada, a los que actúan según tus conveniencias.



-          No hagas nada por convicción sino por ambición. 

            Siempre trata de hacer algo para ser parte de la Historia, para  dejar precedentes,
porque quieres que  tu nombre quede en alto. 


-        
 En todo lo que hagas ve cómo puedes obtener  dinero a nombre de la comunidad GLBT o de la digna causa que tú representas. Si no hay dinero, no muevas un dedo.  El activismo GLBT farandulero ecuatoriano se basa en un solo principio “Yo defiendo las causas en que yo solamente me beneficie”. 

-          Declárate que eres uno de los mejores activistas, el resto no vale. Es bueno elevarse la auto estima, aunque sea mintiéndote a ti mismo.  Gracias a ti se ha logrado todo. Lo que hayan hecho otros no importa. Tú eres el mejor, el que más hace, el que más trabaja, el que más lucha por tu comunidad. El resto no ha hecho nada, según tú, absolutamente nada.


-          Créate en las redes sociales perfiles falsos, con esos también puedes hacer maravillas, puedes poner tu opinión en contra de los otros, hacer memes, insultar, denigrar, incluso te puedes apoyar a ti mismo. Publica anónimamente todos los insultos programados en tu pequeño cerebro en contra de aquel a quien no le soportas, aquel que te denuncio, aquel que sabe que tú  no eres realmente lo que aparentas.   Según tú, la gente GLBT es idiota,  jamás  se darán cuenta.

-          Cuando cualquier otra persona denuncie algo ilegal del cual eras “cómplice”, inmediatamente responde – No me consta…

No tienes idea lo bien que  resulta el hacerse el tonto en estos casos.

-          Siempre lleva la contraria. A los activistas faranduleros ecuatorianos se les ha llegado a llamar “Los Contreras”. Son expertos en esto. No importa si la causa es buena o mala, siempre lleva la contraria. Recuerda como buen miembro de la farándula, tú siempre tienes la razón.

-          Irrespeta los logros de otros. A la final invisibizalos y presenta todos esos logros como tuyos.

-          Aunque el activismo farandulero GLBT ecuatoriano es  generalmente anti religioso y no tiene idea de lo que la espiritualidad trata porque si lo supieran, conocerían claramente que con “la espiritualidad no se juega”, peor a pesar de eso…eclárate ser el dueño de la verdad. Solo tú la posees, el resto está equivocado. Tu modo de ver la vida, es el único válido. 
   
"Divide y Vencerás"... tiene que ser otro de tus lemas. Al diablo con la "comunidad"...lo que interesa
 es que yo siempre gane.

-          Tú, solamente tú mereces toda la gloria, la alabanza del mundo.
No hay Activista tan grande como tú… No lo hay… No lo hay.

            Por último, aunque te declares ateo, y para nada te interese la espiritualidad.
Da gracias a Dios de no ser como el “Francisco Guayasamin”.
No puede existir en la tierra un ser tan malvado como este hombre. 


-      
Atentamente, 

El terrible del
FRANCISCO GUAYASAMIN

1 comentario:

  1. Y sigue la trilogía de las Marías y ahora el bum en tierra extranjera no se pierda los capítulos finales de como el activismo se volvió sin objetivos más que farándula y personales revise su horario local.

    Gerald Britto do Santos

    ResponderEliminar