martes, junio 03, 2014

5 TIPOS DE GAY S QUE PULULAN EN EL AMBIENTE GAY ECUATORIANO



LOS 5 TIPOS DE HOMBRES GAYS QUE VEMOS EN EL AMBIENTE

1.      Los hombres que solo buscan sexo , que son capaces de todo por  conseguir su propósito y su característica principal no es hacer el amor sino tener sexo y luego de conseguirlo siguen su camino sin importar lo que sienten los demás, peormente ellos mismos. Algunos ni siquiera les importa ya contraer Infecciones de Transmisión Sexual o pasarlas, ya que para ellos el amor “ no existe”…. Ven al otro tan solo como un objeto.

2.      Los hombres que solo quieren jugar. Su propósito no es sexo, sino que les gusta  ilusionar a otros y  una vez que los enamoran,  ellos desaparecen. Algunos incluso  tratan mal peor que basura a aquellos que enamoraron.  Lo único que les gusta a estos hombres es sentirse o creerse super atractivos ya que son aptos para el coqueteo, y que creen que todo el mundo cae a sus pies…. Pero a la final, son simplemente hombres inseguros y faltos de confianza en si mismos.

3.      Los que creen tener poder. Los que viven hablando del empoderamiento. Los que creen que el resto de personas   tenemos en el tercer lugar. Ellos  piensan que andando de pareja en pareja son “gallazos”,  pregonan que así  disfrutan de su sexualidad.

El hacer daño a otros o herir, no importa.

Creen que todos son iguales a ellos, porque justamente se juntan con similares.
Son peores que el prototipo 1 y 2… aunque aparentan mucha seguridad, tan solo son simplemente manipuladores, porque fueron manipulados, pero de ese circulo vicioso,
jamás saldrán..a menos que aprendan a amarse a sí mismos y “servir a los demás”.

4.      Aquí están todos los que quieren ocultar su realidad. Los que sufren de mitomanía ocultar lo que realmente son. Los que fingen ser de clases altas, por ocultar su pobreza, incluso moral y espiritual.  Los que fingen  diciendo que  tuvieron un tropiezo o  que estaban borrachos o simplemente que  tenían curiosidad.

Como auto protección  demuestran asco hacia los homosexuales  como mecanismo de auto defensa,  porque ellos rechazan el hecho de que son Gays.


5.      Este el verdadero hombre que pese a ser GAY demuestra ser hombre a carta cabal, porque es culto, se respeta a sí mismo y por ende respeta a los demás, porque nunca ataca por las espaldas.  Porque a pesar de que el resto parezcan borregos, el habla con la verdad y defiende la honestidad. Aquí están los que aman con el corazón , porque sobre todo aman su vida y así pueden amar y respetar la vida de los demás.

Tomado del "Facebook"...

PAIS CANELA
La Diversidad Sexual en Ecuador
http://paiscanela.webs.com

GAYS EN ECUADOR. MUCHO SEXO, POCO AFECTO

Los gays en Ecuador en caso de ejercer su derecho a la sexualidad lo “ejercen (…) de manera limitada, al vivir su sexualidad centrada en la actividad sexual y el placer erótico, con escasos espacios para la comunicación, la expresión emocional y el amor



Este ejercicio limitado de derechos se da debido a que en un entorno homofóbico en el cual la demostración de afecto no heterosexual es concebido como asqueroso, e incomodo. Por lo que se somete al joven GLBTI que desee descubrir su sexualidad a hacerlo de una forma oculta, clandestina, por la sanción social que existe del comportamiento homosexual y de la exigencia social de no visibilizar lo anormal o diferente. Por esta razón, los niños y adolescentes GLBTI tienen una gran limitación de espacios en los cuales pueden ejercer su derecho a la expresión sexual, limitándose esta al aspecto instintivo del ser humano que es el placer sexual, pero no permitiendo que se formen lazos emocionales que son socialmente  aceptados en las parejas heterosexuales. Estas restricciones limitan el ejercicio de la sexualidad de los GLBTI a encuentros fugaces con diversas personas, muchas veces sin pleno conocimiento en materia de sexualidad lo cual pone en riesgo la salud y la integridad de estos niños y adolescentes.

“Este tipo de experiencias de vida, paulatinamente van configurando en el sujeto homosexual la vivencia de la sexualidad de manera secreta, oculta y centrada en la relación genital, en detrimento de vínculos afectivos que duren más allá del momento de la actividad sexual” (Cantor, 2008, p. 32)

Esta forma de vivir la sexualidad de las personas GLBTI  en Ecuador desde edades tempranas tiene un efecto nocivo en su salud, tanto física como afectiva, además de correr mayores riesgos de contraer una enfermedad de transmisión sexual.

Cesar Andrés

COMO VIVEN LAS LESBIANAS EN QUITO



Si en algo distingo yo un cambio generacional en Quito es en el territorio de las diversidades sexuales. Hay una marcada diferencia en la calidad y cantidad de información que se maneja en la franja de la “sub – 30”y la que circula entre los adultos maduritos y mayores del todo. Y mientras en la generación de los abuelitos (arriba de los 65) sí causa escándalo, entre los universitarios el tema ya pasa desapercibido y la discriminación es lo que se censura.

El testimonio es de Manuela, una joven lesbiana de la ciudad de Quito. A pocas cuadras de casa, asiste a un colegio fiscal mediano, un colegio de barrio, y solo sus mejores amigos conoces sus preferencias sexuales. “Oficialmente tengo un novio en Guaranda”, dice riéndose.

Su historia es la de muchos y muchas miembros de la comunidad GLBTI. Manuela es lesbiana, y se emociona al recordar el “juicio popular” que hicieron contra las clínicas de normalización: aunque usted no lo crea, hay gente lo suficientemente bárbara como para considerar que una opción sexual debe ser “curada” como un mal, como una enfermedad.  La sociedad en esto ha estado callada, y esto la vuelve cómplice.

Edu León del diario El Telégrafo encontró valiosos testimonios de madres lesbianas que quieren consolidar sus familias, pero no tienen aún cabida legal en el país. Las leyes no permiten la adopción ni el reconocimiento de las parejas del mismo sexo como familia.

“Si nos damos cuenta, podemos decir que existe una gestión pública de algo llamado sexualidad masculina y una gestión privada de la femenina. Por ejemplo, el hombre es presionado al tener relaciones sexuales prontamente, si se descoca a temprana edad o ha estado con varias chicas, esto se festeja entre la fraternidad masculina, pueden incluso orinar en la calle públicamente; a la mujer, en cambio se le prohíbe la gestión de su sexualidad impidiéndole controlar su propio cuerpo, se la confina al espacio privado, se festeja su virginidad, pero si una mujer habla de su sexualidad o de haber estado con varios chicos, no se festeja, se la cataloga de puta, mujer pública.

De hecho, incluso comunicadores que se precian de su espíritu democrático, como Diego Oquendo (papá), se permiten hacer declaraciones en el sentido, más o menos, de que la opción sexual es privada, pero que se debe cuidar de que no tengan hijos.  Este tipo de comentarios “contribuye a reproducir un imaginario social homofóbico” declara la activista Tatiana Cordero.

DEGALE NO A LA TOLERANCIA.

Aparentemente, hay una mayor libertad física en el trato entre mujeres: ellas se saludan entre sí con besos y afecto, los chicos con un firme apretón de manos (cuando no es un golpe de confianza, un golpe amistoso, una cachetada que el otro, estoico, aguanta sonreído) Pero esa misma” permisividad” mayor en las chicas (que pueden peinarse entre ellas o tomarse de la mano en el recreo) tiene precio, dice Manuela: “Te obligan a ser delicada y, lo más importante, obediente”.  Y en este discurso, se habla lamentablemente de “tolerancia”.

Sandra Álvarez, directora de la Organización Ecuatoriana de Mujeres Lesbianas aclara - “Es muy fácil decir que toleras algo, pero decir que respetas y aceptas ya es más difícil. Si yo veo una cucaracha la tolero, porque no soy capaz de enfrentarme pues me da mucho asco, entonces la tolero pero no la acepto, dejo que venga otro que la mate.  Así vivimos”.

Ha sido complejo el posicionamiento de lo  lésbico, inclusive en los espacios feministas o del movimiento de mujeres, no se diga en el abanico de la diversidad sexual y de género, en donde existen muchas disputas y separaciones entre identidades GLBTI. Los modelos  que nos sobre determinan influyen también  en devenir de otras sexualidades. Ante un panorama de prohibiciones y limitaciones impuestas social y moralmente, algo que nos iba a ocurrir. Las mujeres tienen otras sensibilidades que quizás solo entre nosotros podemos indagar, incluso como empoderamientos de nuestro propio cuerpo, deseo y placer que nos ha sido usurpado y negado de tantas maneras.

UNA TRADICION QUE ROMPER

Son siglos censura sobre las diversidades sexuales, movidos por el control de religiones jadeas cristianas, hinduistas y musulmanas.

La sociedad colonial ecuatoriana estigmatizaba y penalizaba las sexualidades transgresoras en el siglo XVIII.  La historia de mujeres que se han relatado sobre las últimas décadas, han excluido de sus relatos a importantes mujeres  ecuatorianas que fueron lesbianas.

La investigación de Lucía Moscoso revisa varios juicios de delitos contra la moral, particularmente aquellos que versan sobre lesbianismo. Tras examinar las narraciones jurídicas y los castigos establecidos, se abre una ventana que permite observar las prácticas de vigilancia sobre la sexualidad de hombres y mujeres. Crimen nefando, amistades ilícitas, concubinato incestuoso, abominable delito de sodomía, amancebamiento, comercio ilícito o comercio nefando, son denominaciones registradas en los documentos  históricos e inclusive en el margen del documento, curiosamente se anota  “…Por tortilleras”.

A través de los procesos judiciales llevados a cabo entre 1782 y 1787, se descubren fragmentos vividos de la sociedad de la época y cómo eran miradas y tratadas las mujeres procedentes de diferentes barrios  de Quito.

Este tipo de actividades visibilizan la existencia de lesbianas, aportando a la construcción de una sociedad que las acepte como lo que son, una parte innegable de la misma.  Se trata de un viaje a través de las luchas feministas por la igualdad”.

AURELIA ROMERO Y CORDERO
Revista Q  - Enero 2013 - # 34